Palcos gratuitos, el calvario de las y los oaxaqueños

Comentarios desactivados en Palcos gratuitos, el calvario de las y los oaxaqueños

Más de 10 horas oaxaqueñas y oaxaqueños esperan para poder entrar a la Guelaguetza en los palcos gratuitos, aunado al desorden que impera y los altos costos de los productos, pese a eso “Los verdaderos oaxaqueños aguantan hasta el final”.

“Somos los verdaderos oaxaqueños los que estamos aquí formados esperando, el verdadero pueblo que no puede pagar un boleto, somos los desplazados pero que sin duda estamos orgullosos de nuestra cultura y nuestras raíces”, expresa una mujer no mayor a los 40 años que espera serena el acceso para la segunda presentación del Lunes del Cerro.

Fernández Ramírez originario de Ciudad de México, pero que radica en Oaxaca desde hace más de 30 años, es la quinta vez que se forma en los palcos gratuitos para poder disfrutar por lo menos de tres horas, de los bailables y de la alegría de la gente oaxaqueña.

“Estamos desde las 5:50 de la mañana, ya hasta nos peleamos con un organizador porque mucha gente se estaba metiendo, por eso nos mandaron de regreso, y ahora estamos esperando para el turno de la tarde, pero pese a la prepotencia de los funcionarios aquí estamos aguantando porque nos gusta y amamos a Oaxaca”, puntualizó.

Son cerca del mediodía, y son cientos de oaxaqueñas y oaxaqueños que esperan en larga fila poder entrar, algunos acostados en plana vía, cubiertos sus rostros con cobijas o suéter, otros con sombrillas, mientras que los vendedores hace su agosto con sus productos.

-Lleve su nieve oaxaqueña, expresa un vendedor de este producto en su triciclo.
-30 pesos el vasito, el que guste-remata.
Pese a esto, la gente que espera bajo los rayos del sol, compra la nieve para mitigar el impacto del calor.

Los precios de la bebida también se han incrementado, por ejemplo refrescos de 500 ml los venden hasta en 20 pesos, las aguas de la misma cantidad a 15 pesos, mientras que un solo taco puede costar 30 pesos de “tamaño de tortilla de fábrica”.

“Por eso venimos preparados, porque luego se aprovechan en estos días, ya ve cuánto cuesta una simple agua”, enfatiza un hombre que recorre los puestos que se ubican sobre la carretera del Fortín.

-Dicen que son gratuitos pero nos cobraron 100 pesos por traernos hasta acá-se logra escuchar cerca de la parada de camiones gratuitos, a una pareja de adultos mayores mientras caminan sobre la carretera del Fortín para abordar un taxi amarillo.

-Mil 200 la blusa-dice una vendedora sobre las escaleras al Fortín, blusa que en temporada baja las pueden encontrar hasta en 500 o 600 pesos en cualquier mercado público de la ciudad capital.

Es así como se vive el primer Lunes del Cerro en Oaxaca, mientras que al interior del auditorio Guelaguetza, turistas nacionales e internacionales disfrutan los bailes de las ocho regiones del estado.

Cargar más artículos relacionados
Los comentarios están cerrados.

Compruebe también

SITyPS sigue con toma de salud en Oaxaca

Integrantes del Sindicato Independiente de Trabajadores y Profesionales de Salud (SITyPS) …