Oaxaca es un “cementerio” con 52 obras de salud  inconclusas; SSO adeuda 20 mdp en laudos

Comentarios desactivados en Oaxaca es un “cementerio” con 52 obras de salud  inconclusas; SSO adeuda 20 mdp en laudos

SEGUNDA PARTE

Si hay algo que la ciudadanía oaxaqueña reprueba y no se puede seguir tolerando, es que lucren con la salud de las y los oaxaqueños, puesto que en los Servicios de Salud de Oaxaca a cargo de Donato Casas Escamilla no solo es la inoperatividad de 52 unidades médicas que son verdaderos “elefantes blancos”, sino también el adeudo de 20 millones de pesos por laudos que la Junta de Conciliación y Arbitraje ya les requirió o habrá sanciones.

Decíamos en una entrega anterior, que el tema del cementerio de hospitales inconclusos provienen desde la época del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz (2004-2010), cuando su entonces secretario de salud, Martín Vásquez Villanueva, sin tener una planeación, decidió iniciar con la edificación de 140 unidades médicas, muchas de ellas asentadas en terrenos que no son aptos para obras de ese tipo, donde no hay ningún tipo de servicios, ni agua potable, luz eléctrica, drenaje, es más, algunas edificadas en el vado de ríos.

Es decir, sin ton ni son, Vásquez Villanueva dejó varadas 80 construcciones, en su mayoría hoy estas clínicas de salud están llenas de maleza y son nidos de maleantes. Como la de San José El Paraíso, perteneciente a Tehuantepec; la de Santa María Guienagati; el Hospital General de Matías Romero Avendaño que sería de 30 camas y hasta el Centro de Salud de Cheguigoen Juchitán con dos consultorios, otra más en San Mateo del Mar con cinco consultorios y en Guevea de Humbolt.

Todas estas obras lucen abandonadas, están reportadas como inconclusas de acuerdo al oficio 9C/9C2.2/5437/2018 de la Dirección de Planeación y Desarrollo de los Servicios de Salud de Oaxaca a solicitud de la Unidad de Transparencia de los SSO, cuyo encargado Sergio Bolaños Cacho García pidió el informe de las mismas con fecha 28 de septiembre de 2018.

La inversión general se calcula fue de más de 650 millones de pesos que fueron tirados a la basura y para concluir estas obras se requiere poco más de 600 millones de pesos, es decir, la mayoría de ellas por el deterioro que han sufrido con el paso de los años, casi, casi, se tendrían que volver a edificar. Siempre es más caro reconstruir.

Es un verdadero crimen y un problema de dimensiones incalculables el tema de los Servicios de Salud de Oaxaca.

Ninguna funciona, vaya ni la magna obra de URO que era el Hospital de la Mujer en San Bartolo Coyotepec, también está reportada oficialmente como inconclusa y aunque en un inicio se anunció que sería de 120 camas, la administración de Alejandro Murat Hinojosa pretende echarla andar con 30 camas y será la Secretaría de la Defensa Nacional la responsable de concluir la obra física que hasta el momento lleva una inversión de 550 millones de pesos.

En la administración de Gabino Cué Monteagudo el problema se acentuó más, porque en lugar de terminar las unidades médicas que sí podrían ser funcionales, en su mayoría las abandonaron y solo terminaron siete de las que dejó URO y tres centros de salud, de 80 obras que fueron heredadas a la administración gabinista, es decir, absolutamente nada, caray.

Las unidades médicas y algunos hospitales inconclusos son los siguientes:

Centro de Salud Rural Santa Cruz Yagavila, Ixtlán de Juárez; Centro de Salud Ensenada de La Ventosa (Bahía La Ventosa), Salina Cruz; Centro de Salud en Barra de Colotepec, Santa María Colotepec; Hospital de la Mujer Oaxaqueña en San Bartolo Coyotepec; Centro de Salud San Pablo Yaganiza, San Pablo Yaganiza; Centro de Salud en Santo Domingo Ingenio; Centro de Salud Cheguigo Sur, Juchitán de Zaragoza; Centro de Salud Santa María del Mar; Centro de Salud Colonia Benito Juárez en Santo Domingo Tehuantepec.

Centro de Salud en Santa María Guienagati; Centro de Salud en San Martín de Porres de Santa María Chilchotla; Centro de Salud de Santa Miguel del Valle en Villa de Díaz Ordaz; Centro de Salud de San Pablo Villa de Mitla; Hospital General de 30 camas en Ciudad de Tlaxiaco, en este último se llevaron hasta el transformador y están por concluirlo.

Hospital General de 30 camas en Reyes Etla, hoy convertido en nido de maleantes; Hospital General de 30 camas en Matías Romero, este se construyó en el vado de un río, cuya inversión fue de 69 millones 500 mil pesos, pero fue abandonado en obra negra, y también ha sufrido rapiña, principalmente de todo el cableado, incluso se robaron algunas puertas y ventanas que ya habían sido colocadas, así como muebles de los sanitarios.

Hospital de 12 camas en Acatlán de Pérez Figueroa; Hospital Básico Comunitario de 12 camas en San Felipe Jalapa de Díaz; Hospital Básico Comunitario de 12 camas en Santa María Chilchotla; Hospital Comunitario de 12 camas en San Agustín Loxicha; Centro de Salud en Coycoyán de las Flores; Centro de Salud con Servicios Ampliados en Santiago Amoltepec; Centro de Salud con Servicios Ampliados en Santa María del Mar.

Centro de Salud con Servicios Ampliados en Zimatlán de Álvarez; Centro de Salud con Servicios Ampliados en Santa Lucía del Camino; Centro de Salud con Servicios Ampliados  en Santiago Chazumba, al igual que en Santiago Llano Grande; en Tlacolula de Matamoros; Santiago Astata; Vicente Camalote, perteneciente a Acatlán de Pérez Figueroa; San José Tenango; El Porvenir en San Juan Cotzocón; San José Llano Grande, perteneciente a Miahuatlán de Porfirio Díaz.

Guevea de Humbolt; Magdalena Tequisistlán; Villa Chilapa de Díaz; San Juan Mixtepec; Santa María Quiegolani; San Juan Lajarcia; Llano de Guadalupe, perteneciente a la Heroica Ciudad de Tlaxiaco; San Vicente Coatlán; Santa María Lachixio; San Lucas Ojitlán; San José Buenavista, perteneciente a Eloxochitlán de Flores Magón; Cosolapa; San José El Paraíso, perteneciente a Tehuantepec.

Capulalpam de Méndez; Salinas del Marqués, perteneciente a Salina Cruz; Cerro de la Cruz (Puerto Buenavista) y otro en Rancho Hernández, pertenecientes a San José Tenango; Candelaria Loxicha y Santiago Huajolotitlán.

Por estas obras mal planeadas que son verdaderos monumentos a la corrupción, nadie ha respondido, ni Martín Vásquez Villanueva que fue el que las inició en la administración de Ulises Ruiz Ortiz, anda campante disfrutando de su lana, vaya, ni siquiera lo inhabilitaron, por lo visto, le dispensaron todo.

Mientras en Oaxaca, las mujeres, principalmente, se siguen muriendo por falta de atención médica, puesto que no alcanzan a llegar al hospital rural más cercano de sus comunidades, continúan los partos fortuitos en el Oaxaca primitivo, donde el desarrollo no llega y al interior de los Servicios de Salud de Oaxaca sigue la abierta corrupción.

¿Qué hará Alejandro Murat Hinojosa?…¿Castigarán a los responsables de este crimen?

ADEUDA SSO 20 MDP POR LAUDOS A TRABAJADORES DESPEDIDOS

Por si las 52 unidades médicas y hospitales inconclusos, así como el robo de medicamentos hoy a gran escala fuera poco y la corrupción, los Servicios de Salud de Oaxaca enfrenta otro grave problema debido a la inoperatividad del Director de Planeación y Desarrollo, Lilio Hernández Santiago quien adeuda 20 millones de pesos por laudos a trabajadores despedidos sin justificación, requeridos ya por la Junta de Conciliación y Arbitraje con la advertencia que de no cumplir, habrá sanciones.

Desde hace siete años, el funcionario Hernández Santiago no ha logrado ganar una sola demanda a los empleados que sin justificación ha despedido. En total han sido 220 laudos, todos los ha perdido la Secretaría de Salud y lo que es peor, la institución de salud tiene que pagarles y reinstalarlos en sus puestos, pérdida por doble partida.

Por ejemplo, el caso del oftalmólogo del Hospital de Pochutla, Nelson Gómez Ortega, a quien le adeudan 5 millones de pesos porque al flamante Director de Planeación y Desarrollo le valió dejar pasar el tiempo y la deuda creció, hoy la JLCA le ordena pagarle al trabajador esa cantidad y reinstalarlo en su puesto.

El despido del especialista se debió a que, como sucede siempre, tenía que realizar una cirugía de ojos, pero en el Hospital General de Pochutla no tenían hilo de sutura y ante la urgencia del caso, al médico se le hizo muy fácil pedirle a los familiares que compraran ellos dicho hilo, que apoyaran con ese material que era mínimo porque desafortunadamente no tenía el nosocomio.

Pues los familiares se ofendieron y lo denunciaron, pero el Director de Planeación y Desarrollo, Lilio Hernández Santiago en lugar de investigar, se le hizo más fácil correrlo y el oftalmólogo se fue a la demanda y la ganó, porque jamás le pudieron comprobar que haya pedido dinero al paciente.

Hoy tienen que pagarle 5 millones de pesos, según el dictamen de la Junta de Conciliación y Arbitraje, pero además ordena reinstalarlo en el cargo, todo por la irresponsabilidad de un funcionario que ha demostrado fehacientemente ser inoperante, pero ahí lo mantiene el titular de los SSO, Donato Casas Escamilla, quien sabe a honras de qué, a lo mejor es muy bueno en los “negocios”.

Con ese dinero bien podrían terminar de construir hasta dos Centros de Salud que tanta falta les hace a las comunidades.

Como nadie lo supervisa, a Lilio Hernández también le encanta el dinero, y en presunto contubernio con la delegada sindical Martha Juana Olivera, recientemente por indicaciones de esta última, realizaron la Reunión de Trabajo de Codificación en Base a la SIE-10 en Puerto Escondido, donde se gastaron más de 600 mil pesos.

La reunión dirigida a personal de codificadores no se justificaba que se realizara fuera de la Ciudad de Oaxaca de Juárez, puesto que más del 70% del personal a los que va dirigido viven en la capital y no se habrían gastado ni 200 mil pesos, pero no, viaticaron a personal que no tiene nada que ver para lo que estaba dirigido el curso y fueron hasta las auxiliares de la delegada sindical.

Incluso hay reportes de los mismos trabajadores que asistieron a la referida reunión, de que sus cheques salieron por 4 mil pesos de viáticos por cuatro días, pero solo les dieron la mitad, es decir, 2 mil pesos y la otra mitad desconocen qué lo hicieron.

El funcionario lleva siete años haciendo lo mismo, y ninguna autoridad le dice nada, secretarios van y vienen, el señor simplemente es inamovible.

Es urgente la limpia en los SSO, porque por lo visto el mal de la corrupción persiste al interior y Donato Casas Escamilla se hace de la vista gorda.

CORREO: nivoni66@gmail.com

TWITTER: @Gelosnivon

FACEBOOK: MariaNivon Molano

FAN PAGE: Primera Línea MX

Cargar más artículos relacionados
Los comentarios están cerrados.

Compruebe también

Convierten a 64 Legislatura en “arena política” y espectáculo dancístico de fauna silvestre

Convertida en una arena política, la recién estrenada 64 Legislatura del Estado, es hoy bl…